Las 24 horas de Le Mans es la carrera de resistencia más antigua de entre las que se siguen celebrando hoy en día. Considerada por muchos la prueba más prestigiosa del mundo, tiene cita cada año en el circuito francés de La Sarthe, en la ciudad de Le Mans.

La característica más importante de la prueba de las 24 horas de Le Mans radica en el perfeccionamiento técnico al que se someten los vehículos, perfeccionándolos año a año para poder ganar la prueba. La receta perfecta para un vehículo ganador en la prueba radica en el punto intermedio entre la velocidad punta, resistencia a la fatiga de las piezas mecánicas y bajo consumo del motor. Por ello, en los últimos años de las 24 horas de Le Mans las marcas punteras de la categoría LMP1 han desarrollado y evolucionado la tecnología de los motores diesel, además de la hibridación de estos motores sumados a los nuevos motores eléctricos.

Y no solo los vehículos han de ser capaces de resistir a la fatiga a la que se ven sometidos durante 24 horas de carrera, también han de aguantar a pleno rendimiento los pilotos e ingenieros que forman los equipos.
Actualmente las normas para los pilotos indican que cada piloto no puede competir durante un máximo de 4 horas seguidas, ni sobrepasar las 14 horas a lo largo de la prueba

Antiguamente el máximo de pilotos por equipos era de un total de dos pilotos, pero después de la década de los 70 la regla fue cambiada y los equipos optaron por un máximo de tres pilotos por equipo. Esto provocó situaciones como la del año 1950, en la que el piloto Louis Rosier compartió equipo junto a su hijo, Jean-Louis Rosier, que condujo tan solo durante dos vueltas.
Otra situación similar se dio el año 1952 en la que el piloto Pierre Levegh compitió solo en el equipo. De hecho, a punto estuvo de ser vencedor de la prueba, pero un error durante la última hora de carrera hizo que perdiese finalmente la primera posición.

Orígenes | 1923 – 1939

La idea se presentó a principios de los años 20 y tenía como objetivo cambiar el panorama que regentaban las competiciones de la época, los Grandes Premios. Las 24 horas de Le Mans nacían con la idea de crear una prueba diferente en la que los fabricantes tendrían que fabricar un vehículo rápido, fiable y que consumiese poco combustible.
Del mismo modo, y gracias a las características del circuito de La Sarthe, los vehículos que se presentaban cada año desarrollaban una mejor aerodinámica.

La primera prueba de 24 horas que se disputó en el circuito de La Sarthe tuvo lugar entre los días 26 y 27 de Mayo del año 1923.
En un principio la idea estaba formada como un campeonato trienal, en la que cada año se disputaría una prueba de 24 horas en el circuito de La Sarthe. El ganador sería aquel que recorriese la mayor distancia total entre las tres pruebas, pero esta idea se desechó finalmente en el año 1928 y los ganadores fueron asignados de tal modo que en cada prueba el ganador sería aquel que recorriese la mayor distancia durante 24 horas.
Por lo tanto el ganador de la primera prueba de las 24 horas de Le Mans fue el vehículo Chenard et Walcker pilotado por los pilotos franceses André Lagache y René Léonard.

Desde entonces la prueba se ha disputado anualmente y sin interrupciones, a excepción de los años 1936, a causa de las huelgas del sector automovilístico, y los años comprendidos entre 1940 y 1948 debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Durante los primeros años de las 24 horas de Le Mans, comprendidos entre la primera edición y el estallido de la Segunda Guerra Mundial, los vencedores solían ser pilotos franceses, británicos e italianos, con marcas como Bugatti, Bentley y Alfa Romeo.

24 Horas de Le Mans - 1923

1949 – 1969

Tras el periodo de inactividad a causa de la segunda guerra mundial y tras la reconstrucción del circuito, las marcas venían dispuestas a demostrar su valía y conseguir el primer puesto de Le Mans.
La primera victoria de esta nueva etapa la consiguió Ferrari con un 166MM que pilotaron Luigi Chinetti y Peter Mitchell-Thomson.
En el año 1953 se fundó el Campeonato Mundial de Resistencia, formado por carreras tan emblemáticas como las 12 horas de Sebring, las 24 horas de Le Mans, los 1.000Km de Spa y la Mille Miglia. Este campeonato llamó la atención de las marcas que, viendo el gran escaparate que era para sus vehículos, decidieron apostar fuertemente, desarrollando nuevos vehículos de competición y creando equipos que tendrían todo el apoyo directo de fábrica.

Durante este periodo se batieron en el Le Mans marcas como Ferrari, Aston Martin, Mercedes-Benz y Jaguar, entre otras. Gracias a este nivel de exigencia por parte de las marcas cada año se desarrollaba más y más el apartado técnico y aerodinámico de los vehículos, y no solo eso, sino también las batallas que había en pista para conseguir llegar en primera posición y hacerse con la victoria.

La competencia que había en la pista fue tan elevada que en 1955 acabó en tragedia. El Mercedes-Benz que pilotaba Pierre Levegh se salió de la trazada y se estrelló contra una multitud de espectadores, provocando la muerte de 80 personas.
Debido al accidente se introdujeron nuevas medidas de seguridad en los circuitos del mundo.

Durante este periodo los vehículos participantes se tomaban de vehículos de producción, y ya a finales de este periodo la velocidad máxima que se alcanzaba en la recta de Mulsanne superaba los 320Km/h.
A finales de la década de los sesenta Ford introdujo el Ford GT40 con el que consiguió cuatro victorias consecutivas. Terminaba así el periodo destinado a vehículos de producción.

24 Horas de Le Mans - 1969

1970 – 1980

Los vehículos de producción no se retiraron de las 24 horas de Le Mans, si no que la nueva regulación los colocaba en un segundo plano en la categoría inferior.
La categoría superior estuvo concebida para vehículos fabricados y desarrollados específicamente para la competición y no hacía falta fabricar un mínimo número de ellos en su versión de calle. Si hacía falta, sin embargo, fabricar un mínimo de 50 vehículos del mismo modelo – en los años posteriores se bajaría la cifra a 25 – destinados para la competición.
Nacieron así grandes leyendas de la historia de Le Mans como los Porsche 917 y 935, el Matra-Simca MS670 o el Renault Alpine A442B.
Esta época también es recordada por el gran rendimiento que tenían los vehículos fabricados por equipos privados que incluso vencieron a los equipos de grandes marcas. Un ejemplo de ello fue el Mirage GR8 de John Wyer que ganó en la edición del año 1975.

En cuanto a pilotos destaca entre ellos Jacky Ickx y no solo por su gran capacidad de pilotaje, si no porque en el año 1969 fue capaz de hacer que la salida tipo Le Mans se cambiase por una salida típica de las carreras norteamericanas.
Con anterioridad el inicio de las 24 horas de Le Mans se daba con todos los pilotos corriendo desde una línea de salida hacia sus coches, pero en el año 1969 Jacky Ickx fue caminando hacia su coche, demostrando el peligro al que se sometían los pilotos con este tipo de salidas. El ACO decidió cambiar entonces el formato de salida por uno de salida lanzada.

24 Horas de Le Mans - 1976

1981 – 1993

Nace una nueva época en la categoría reina de Le Mans, el llamado Grupo C. Esta nueva categoría nace con la finalidad de desarrollar los motores de una manera más eficiente con el uso de tanques de combustible con una capacidad máxima de 100 litros, además de la nueva norma que ponía un máximo de cinco paradas de repostaje por 1.000Km.

De esta categoría nacieron grandes joyas de la ingeniería automovilista como los Porsche 956, 962, Jaguar XJR-9LM, Sauber-Mercedes C9, Mazda 787B o los Peugeot 905 Evo 1.
De entre todas las marcas que invirtieron en la categoría reina Porsche fue la que se llevo el mayor número de victorias. Un total de 7 victorias durante los 13 años que duró la categoría y con grandísimos pilotos como Jacky Ickx, Derek Bell o Henry Pescarolo.

A finales de esta década el equipo Welter Racing se inscribió en la prueba de las 24 horas de Le Mans de 1988 con un propósito, el llamado “Project 400”, que consistía en conseguir alcanzar la cifra de los 400Km/h durante la carrera. Lo consiguieron con un WM Peugeot P88 modificado específicamente para conseguir esta velocidad, de hecho una vez superada esta velocidad no duró muchas más vueltas en carrera.

Quien sí consiguió batir esta cifra con una configuración técnica que permitía resistir las 24 horas enteras fue un Sauber C9, durante la carrera que tuvo lugar en el año 1989.
Para el ACO llegar a esta velocidad en la recta suponía un grave peligro para la seguridad de los pilotos por lo que se añadieron dos chicanes a lo largo de la recta de Mulsanne.

24 Horas de Le Mans - 1988

1994 – 1999

El Campeonato del Mundo de Resistencia se canceló, provocando que desde su desaparición la mayoría de marcas decidiesen modificar sus gran turismos (GT) de producción para competir en las 24 horas de Le Mans. Los costes que suponían desarrollar un prototipo específicamente para una carrera no parecían rentables, además estos GT podían participar en el campeonato GT de la FIA.

Porsche consiguió que el ACO homologase como gran turismo de producción un Dauer 962 LM, permitiendo así que Porsche  consiguiese su 13ª victoria en Le Mans.
Para el año 1995 el ACO cerró el grifo y los coches modificados de producción con un alto rendimiento pasaron a formar parte de una nueva categoría llamada LMGTP.

Esto hizo que marcas como Porsche, Toyota, Mercedes-Benz, Nissan, Panoz y Lotus entrasen con todo a la categoría destinadas a GT.
El punto culminante del desarrollo de los vehículos para esta nueva categoría hizo que en la edición del año 1999 los LMGTP se enfrentasen a la categoría reina, los LMP.
La parrilla la formaron prototipos como los BMW V12 LMR, los Toyota GT-One, los Mercedes-Benz CLR e incluso los nuevos prototipos fabricados por Audi, los Audi R8R y R8C.
El nivel de competencia que hubo aquel fue muy alto, pero finalmente el LMP de BMW pudo hacerse con la victoria tras los problemas técnicos de los prototipos de la categoría LMGTP.

24 Horas de Le Mans - 1995

2000 – 2005

La nueva reglamentación separaba las categorías de prototipos en LMP900 y LMP675, siendo la categoría LMP900 la destinada a prototipos de 900Kg. y LMP675 la destinada a los de 675Kg.

Debido a este cambio para la mayoría de marcas que desarrollaron sus prototipos en base a las categorías inferiores no les salía rentable, por lo que acabaron por retirarse.
Quienes no lo hicieron fueron Audi, Chrysler, Cadillac, Panoz y MG, pero el altísimo rendimiento que tuvo el Audi R8 sobre todos sus años de participación en Le Mans hizo que finalmente acabasen por retirarse.

En el año 2003 Audi ofreció todos sus servicios, tanto los motores como pilotos e ingenieros, al socio corporativo del grupo Volkswagen, Bentley, quien consiguió batir a los Audi R8 de los equipos privados en el año 2003 con el Bentley Speed 8.

24 Horas de Le Mans - 2001

2006 – Actualidad

Este nuevo periodo destaca por la fabricación de motores con nuevas formas de alimentación. Tanto la incorporación de los motores diesel a la competición como los nuevos motores híbridos que combinan los motores de combustión y los motores eléctricos.

Audi fue la primera marca en desarrollar este tipo de tecnología con los Audi R10 TDI con motor diesel,  con los que ganó en Le Mans durante los años 2006 y 2008.
Peugeot también se sumo al uso de los nuevos carburantes y durante dos años fabricó y desarrolló el Peugeot 908 HDi FAP con motor diesel. Durante este periodo tan solo Peugeot ha sido capaz de ganar a Audi y lo hizo en el año 2009 frente a los Audi R15 TDI.

Audi volvió a ganar con su renovado Audi R15 TDI Plus, aunque bien cabe apuntar que fue debido a la rotura de los cuatro Peugeot 908 HDi FAP que participaron en el año 2010.
Volvió a ganar en el año 2011 con el nuevo prototipo LMP de cabina cerrada R18 TDI, y lo volvió a hacer en los años 2012, 2013 y 2014 con los R18 e-tron quattro, que mezclaban la tecnología diesel con los nuevos motores eléctricos.

24 Horas de Le Mans - 2014