El Alfetta 158 fue un vehículo monoplaza de Gran Premio fabricado por Alfa Romeo para participar en el Campeonato Europeo de Automovilismo. Este campeonato tuvo lugar entre 1931 y 1939, incorporando en su calendario las pruebas de Gran Premio más atractivas e influyentes en las que participaban fabricantes como Maserati, Mercedes Benz, Auto Union, Bugatti y Alfa Romeo.

Se diseñó durante la época de oro del automovilismo, durante el auge de los gobiernos nacionalistas que aprovechaban las pruebas de Gran Premio para demostrar su valía y su poder económico. Mercedes Benz y Auto Union habían aprovechado el respaldo financiero del gobierno para desarrollar sus monoplazas con los que habían ganado numerosas victorias. También Alfa Romeo se vio apoyada económicamente por su país, con un joven Enzo Ferrari a cargo de la división deportiva que tenía como objetivo –casi del estado- de vencer a la industria alemana.

Alfa Romeo 158 - 2

Si Alfa Romeo quería vencer a los potentes, enormes y pesados Mercedes Benz y Auto Union de 3 litros, lo mejor sería buscar diferentes alternativas. A la vez que el 158, también se desarrollaron los Tipo 308, Tipo 312 y Tipo 316, estos últimos con motores de 3.0 litros de cilindrada en diferentes configuraciones. El primero de ellos montaba un bloque de 8 cilindros en línea, el Tipo 312 montaba un V12 y el Tipo 316 un V16.

El 158 fue el que rompió la regla. Para ello se centraron en los monoplazas que los franceses llamaban ‘Voiturettes’, con un motor de 1.5 litros de cilindrada que fue encargado al italiano Gioacchino Colombo –al igual que los 3.0 litros-. La baja cilindrada del conjunto le dio el sobrenombre de ‘Alfetta’.

Este motor lo formaba un bloque de aluminio de ocho cilindros en línea con un cubicaje de 1.479 centímetros cúbicos. La culata, fabricada también en aluminio, contaba con dos válvulas por cilindro. A un lado de esta, en la admisión, se colocó un supercargador de tipo Roots que, durante su etapa en los Grandes Premios, aumentó la potencia hasta los 190 CV a 6.500 RPM. Más tarde, ya en el Campeonato del mundo de Formula 1, la potencia llegó hasta los 350 CV a 8.500 RPM.

Alfa Romeo 158 - 3

El motor delantero y longitudinal se unió a una caja de cambios transaxle manual de cuatro velocidades a través de un eje de transmisión que obligó a colocar el asiento del piloto en una posición baja.

Fue montado en un chasis tubular de acero con planchas de aleación de aluminio. Todo el conjunto se encontraba suspendido por una geometría de suspensión formada por barras de enlace, amortiguadores hidráulicos y ballestas transversales. El sistema de frenos estaba formado por unos tambores hidráulicos fabricados por Lockheed que, gracias al menor peso del monoplaza, presentaría una mejor frenada frente a los de la categoría de 3 litros.

Alfa Romeo 158 - 4

El 158 Alfetta debutó en 1938 durante unas pruebas previas en el circuito italiano de Monza. Tres meses después, el equipo Alfa Corse liderado por Enzo Ferrari se presentó con cuatro Alfa Romeo 158 en la Coppa Ciano, en el Circuito Montenero de Livorno. Allí, Alfa Romeo se tuvo que enfrentar a los Maserati, ERA y Delage de la categoría inferior, donde finalmente obtuvieron un gran primer y segundo puesto.

Este inesperado resultado –aunque Alfa Romeo ya se había hecho anteriormente con la victoria de la Coppa Ciano de ediciones anteriores– dio una gran alegría al equipo que vio como en las siguientes pruebas de la temporada la fiabilidad daba al traste con la velocidad del 158. En 1938 solo se hicieron con una victoria más, en el Gran Premio de Milán, ambas conseguidas por Emilio Villoresi.

Alfa Romeo 158 - 5

En 1939, todas las carreras de vehículos de Gran Premio disputadas en Italia cambiaron a la categoría Voiturette, dejando a Mercedes Benz y Auto Union fuera de toda opción. También el Gran Premio de Trípoli cambio a la que iba a ser la nueva normativa de cara al campeonato de 1940. Todos estos cambios eran, en realidad, para cortar la racha de victorias de las monturas alemanas, pues ninguno de los fabricantes tenía monoplazas para la categoría inferior.

Mercedes Benz reaccionó rápido y pudo tener listo, en base al W154, un voiturette para el Gran Premio disputado en Libia. Auto Union no creía posible tener disponible uno tan rápidamente, pero Mercedes Benz se presentó con el W165, el monoplaza de 1.5 litros y 254 CV que venció a los Alfa Romeo 158 con Hermann Lang cruzando la línea de meta en primera posición, seguido de Rudolf Caracciola.

De aquella temporada, Alfa Romeo se hizo con las victorias de la Coppa Ciano, de la Coppa Acerbo y del Gran Premio de Suiza, disputado en el circuito de Bremgarten.

Alfa Romeo 158 - 6

Para 1940, la normativa del Campeonato Europeo de automovilismo cambió a la Formula de los voiturettes, lo que obligó a montar motores de hasta 1.5 litros de cilindrada. Gioacchino Colombo llevó a cabo modificaciones en el motor y en el chasis que dieron al 158 Alfetta una serie de victorias  de entre la que destaca la del Gran Premio de Trípoli.

Ninguno de los equipos alemanes se presentó a la prueba, pero Alfa Romeo ganó con un triplete en el que el primero de ellos fue Giuseppe Farina, seguido de Clemente Biondetti y Carlo Felice Trossi. Los italianos se vengaron comentado que sus monoplazas eran cinco millas por hora más rápidos que los Mercedes Benz W165.

Por desgracia, las pruebas de Gran Premio se terminaron con la Segunda Guerra Mundial. Alfa Romeo puso a buen resguardo sus monoplazas ganadores y su maquinaría. Seis años más tarde, con la guerra terminada, los 158 Alfetta volvieron al ruedo y de la mejor manera posible.

Alfa Romeo 158 - 7

Entre 1946 y 1948 se hicieron con 25 victorias de Grandes Premios, de entre los que destacaban los triunfos de Bremgarten, Spa-Francorchamps, Monza, Reims, Parco del Valentino y el Gran Premios de las Naciones disputado en Génova en 1947.

En 1949 se tomaron un año sabático. Mientras, Enzo Ferrari, que había roto sus relaciones con Alfa Romeo en 1939, había fundado su propia marca. Ferrari fabricó su primer monoplaza para la temporada de 1947, aunque no con los resultados esperados.

En 1950, con la gran cantidad de Grandes Premios que existían a nivel internacional y con la popularidad de la que hacían gala, se formó el Campeonato del mundo de Formula 1. Estaba formado por dos categorías, una inferior para motores de 1.5 litros sobrealimentados y otra para motores de 4.5 litros de aspiración atmosférica.

Alfa Romeo disputó el campeonato con los 158 Alfetta, ahora con un supercargador Roots de doble fase que permitió aumentar la potencia hasta los 350 CV. Curiosamente, la mayor rivalidad con la que se encontraron fueron con los Ferrari 125 y 275 fabricaron por Enzo, pero eso no les impidió ganar en seis de los siete Grandes Premios que formaban la primera temporada. Giuseppe ‘Nino’ Farina se hizo con el primer campeonato de pilotos de la Formula 1.

Alfa Romeo 158 - 8

Para 1951, Alfa Romeo presentó el 159 Alfetta, un ligero lavado de cara que tomaba la misma base del 158 Alfetta pero con una potencia de 425 CV gracias al mejor aprovechamiento del supercargador Roots de dos fases y a un mayor consumo de combustible que hacía una mezcla más rica.

El Alfa Romeo 159 sustituyó al 158 en el Campeonato del mundo de Formula 1 y en el resto de Grandes Premios, pero en su palmarés quedan las 28 difíciles victorias que consiguió a manos de pilotos tan míticos como Emilio Villoresi, Giuseppe Farina, Achille Varzi, Jean Pierre Wimille y Juan Manual Fangio.

Alfa Romeo 158 - 9

Ficha técnica - Alfa Romeo 158