El Aston Martin DBR1 fue un vehículo de competición fabricado por la marca inglesa Aston Martin para competir en el campeonato del mundo de resistencia de 1956, así como otras pruebas internacionales. Es conocido por llevarse la victoria de las 24 horas de Le Mans de 1959, con los pilotos Carroll Shelby y Roy Salvadori al volante del segundo chasis fabricado, conocido como DBR1/2.

El DBR1 nació para hacer frente al nuevo cambio de reglamento que tuvo lugar en el campeonato de resistencia, donde a partir de entonces se permitía la inscripción de vehículos de competición no derivados de los de serie. Para la creación del DBR1 contaron con la ayuda de Ted Cutting, encargado como jefe de diseño, quien tomó como base las formas del Aston Martin DB3S con el que la marca inglesa participó en Le Mans en años anteriores.

Aston Martin DBR1 - 1

El chasis estaba formado por un entramado tridimensional de tubos de acero, tal y como marcaba la época en cuanto a vehículos destinados específicamente a la competición, lo que mejoraba sobremanera las capacidades de resistencia con respecto al chasis del Aston Martin DB3S. Montado en un principio en la parte frontal del chasis, iba un motor de seis cilindros en línea con una cilindrada de 2.5 litros, con dos válvulas por cilindros y con tres carburadores Weber. Pero este motor fue rápidamente sustituido por el motor de 2.9 litros que rendía una potencia máxima de 254CV. Unida al motor iba una caja de cambios manual de cinco velocidades fabricada por David Brown, la cual enviaba la fuerza del motor a las ruedas traseras. En total, el peso del vehículo, con todos los órganos mecánicos montados y los fluidos, era de 800 kilogramos.

Aston Martin DBR1 - 2

El Aston Martin DBR1 debutó en 1956, en las 24 horas de Le Mans, única carrera en la que participó a lo largo del año. Para esta edición de la carrera montó el motor de 2.5 litros, compartiendo pista con dos DB3S con motor de 2.9 litros. Los encargados de manejarlo fueron los ingleses Reg Parnell y Tony Brooks, quienes por desgracia se vieron fuera de carrera en la vuelta 246 debido a un fallo mecánico en la transmisión.

Para 1957, el Aston Martin ya montaba el motor de 2.9 litros. La temporada comenzó con un segundo puesto de Roy Salvadori en la prueba nacional British Empire Trophy. A partir de entonces, se terminó de fabricar un segundo chasis que fue puesto a manos de Tony Brooks, formando pareja con Noel Cunningham-Reid en las pruebas del mundial de resistencia.

Aston Martin DBR1 - 3

La victoria no tardó en llegar, pues ya en la primera prueba del mundial, los 1.000 kilómetros de Nürburgring, el dúo que pilotaba el segundo chasis se llevó la victoria absoluta, con Salvadori y Les Leston entrando en sexta posición. En la siguiente prueba, las 24 horas de Le Mans, ninguno de los dos Aston Martin DBR1 llegó a cruzar la meta, pero al menos consiguieron una nueva victoria en el GP de Spa, el cual no entraba dentro del campeonato.

Aston Martin DBR1 - 3.3

En 1958 se fabricó un nuevo chasis del Aston Martin DBR1. Además, se incluyeron en el equipo a los pilotos Carroll Shelby, Stirling Moss, Jack Brabham, Stuart Lewis-Evans y Maurice Trintignant. La temporada comenzó con las 12 horas de Sebring, donde compitieron el chasis #1 y #2, pero no terminaron ninguno de los dos la carrera. El chasis #3 fue presentado en la Targa Florio, donde tampoco este consiguió cruzar la línea de meta. En los 1.000 kilómetros de Nürburgring fueros presentados los tres chasis, pero tanto el #1 y el #2 se vieron fuera de carrera, dejando al número #3 como representación del equipo, el cual ganó la carrera con Moss y Brabham como pilotos de la montura.

En las 24 horas de Le Mans la falta de fiabilidad volvió a quedar patente, y es que de los tres chasis presentados a la prueba ninguno de ellos llegó a terminar la dura prueba. Por suerte, esto cambió en la Tourist Trophy, donde no solo los tres chasis lograron terminar, sino que además quedaron en primera (#2), segunda (#1) y tercera posición (#3).  Gracias a esto, Aston Martin terminó el campeonato de marcas en segunda posición, por detrás de Ferrari.

Aston Martin DBR1 - 4

Aun con los fallos mecánicos ocurridos en las carreras más importantes de la temporada, en 1959 Aston Martin volvió a competir incluyendo dos nuevos chasis. El primero de ellos utilizó como base un Aston Martin DB3S de años anteriores, mientras que el segundo fue vendido a un piloto privado, Graham Whitehead, quien sumó varios podios a lo largo de varias carreras nacionales.

Para los equipos oficiales la temporada comenzó en Sebring, donde participó el chasis #1, pero sin conseguir terminar la carrera. Para los 1.000 kilómetros de Nürburgring, se sumó el quinto chasis a manos de Whitehead como un equipo privado, compartiendo montura con Brian Naylor. Solo el DBR1 oficial de Aston Martin logró terminar la carrera, con Stirling Moss y Jack Fairman cruzando la línea de meta en primera posición.

Aston Martin DBR1 - 5

Seguida fue las 24 horas de Le Mans, donde participaron los tres chasis oficiales y el chasis perteneciente al equipo privado. Fueron el número #2 y #4 quienes llegaron a cruzar la meta, con Roy Salvadori y Carroll Shelby (#2) otorgando la victoria a Aston Martin, y con Trintignant y Paul Frére (#4) el doblete. Seguida a las 24 horas de Le Mans fue la Tourist Trophy, donde se volvieron a presentar los mismos chasis y donde solo volvieron a poder terminar la prueba los mismos chasis. Donde además, el chasis número #2 volvió a dar una nueva victoria para el equipo, con el #4 en cuarta posición.

Aston Martin DBR1 - 6

Tras el éxito de Aston Martin, David Brown decidió dar un movimiento hacia la Formula 1, con los intentos fallidos del DBR4 y DBR5. Por ello, desde la fábrica vendieron los chasis a equipos privados para que estos participasen en pruebas nacionales e internacionales, como las 24 horas de Le Mans, donde compitieron los chasis #4 y #5 a manos de los equipos Essex Racing Team y Border Reivers. Eso sí, ninguno terminó la carrera.

El Aston Martin DBR1 solo volvió a conseguir una victoria más para su palmarés, la de 1960 en el GP de Rouen a manos de Jack Fairman. En 1965 fue la última prueba puntuable –sin contar las de clásicos- en la que participó el DBR1.

Ficha técnica - Aston Martin DBR1