Los distintos fabricantes de automóviles han aprovechado las competiciones como el mejor de los campos de prueba para el desarrollo de tecnologías y su posterior aplicación a los vehículos de serie. Un claro ejemplo de esto lo lleva aplicando Audi desde el inicio de sus tiempos, demostrando su alto nivel tecnológico y su capacidad de adaptación en las disciplinas en las que ha participado.

Ya desde sus primeros años, a principios del siglo XX, consiguieron sus primeras victorias, siendo una de las más importantes la obtenida con un Tipo B fabricando por Horch en una carrera sobre una pista de hielo en Suecia en 1911. Tres años después, Audi obtuvo la victoria en el prestigioso Rally Austrian Alpine.

Audi - 2

Desde entonces, el dominio de Audi se ha extendido por varias disciplinas alrededor del mundo. Desde los Rallyes, con el Audi Quattro del Grupo B, hasta los Grandes Premios de Formula 1 con las famosas flechas de plata durante la época de Auto Union. Pasando además, por los campeonatos Trans-Am e IMSA con los que brillaron gracias a la tracción integral Quattro que montaban los Audi 200 Quattro Trans Am y 90 Quattro IMSA GTO.

El campeonato alemán de turismos DTM también ha contado con la presencia de Audi desde los años noventa hasta la actualidad, donde ha ganado el título de constructores hasta en nueve ocasiones. Los campeonatos de Gran Turismos también han visto los logros de los Audi R8, pero sin duda alguna, donde la marca alemana ha destacado ha sido en el mundo de los Le Mans Prototipos. Desde 1999 hasta 2016, la alemana Audi ha logrado un total de trece victorias en las 24 horas de Le Mans, nueve victorias en el campeonato ALMS, tres en el ELMS y dos en el WEC.

Audi - 3