El Autódromo de Terramar fue un circuito oval localizado en San Pedro de Ribas, Barcelona. Diseñado por Jaume Mestres i Fossas, el autódromo fue construido en trescientos días con un coste total de cuatro millones de pesetas, teniendo su inauguración el 28 de octubre de 1923. Fue inaugurado por el Rey Alfonso XIII, Miguel Primo de Rivera y el promotor de la urbanización de Terramar en Sitges, Francesc Armengol.

Fue un circuito pionero, pues en el momento de su construcción solo había tres circuitos en el mundo con un trazado similar al de Terramar. Estos eran los óvalos de Indianápolis, Monza y Brooklands.

Autódromo de Terramar - 2

El circuito está formado por dos rectas y dos curvas a izquierdas, formando un trazado de dos kilómetros de longitud. El peralte de las curvas, característica propia este circuito, varía entre los 60º y 90º, una inclinación superior al de los otros circuitos que no fue muy bien acogida por los pilotos. Lo que sumado a la gran inversión y a la poca afluencia de público que acudía al circuito, hizo que no se pudieran dar premios a los ganadores de las pruebas. Como resultado, entre 1925 y 1929 no se celebró ninguna carrera por expresa obligación de la AIACR, la Federación Internacional del Automóvil, hasta que el expiloto Edgar Morawitz compró el autódromo y en 1932 volvieron a rugir los motores sobre su trazado.

Autódromo de Terramar - 3

Sin embargo, su posición ideológica lo mostraba en contra de la dictadura de Francisco Franco, lo que hizo que dejase la administración del circuito por miedo a las posibles represalias que pudieran surgir.

Fue en 1956 cuando tuvo lugar la última prueba celebrada en el circuito, siempre y cuando no contemos la Vuelta a Cataluña, la cual pasó por el circuito al año siguiente.

Autódromo de Terramar - 4

Actualmente el circuito sigue en estado de abandono, si bien en 2009 se realizó una limpieza al trazado y se permite el paso de los vehículos, siempre y cuando se pida antes permiso al propietario de la pista, la empresa VIP Terramar SL.

En 2013, 90 años después de su inauguración, la empresa hizo pública sus planes de futuro. El proyecto contempla la restauración del circuito, además de construir un complejo en su interior que contaría con un hotel, un centro comercial, una zona de ocio, un museo del automóvil e incluso una pista de karting de tres kilómetros capaz de acoger una prueba del campeonato de Karting.

Autódromo de Terramar - 5