Hace poco vimos un ligero repaso a la historia de uno de los automóviles con el motor más imponente, el Fiat S76 con motor de 28.5 litros. Hoy en cambio, os traigo el BMW Brutus, una bestia que puede mirar por encima del hombro y con aire de superioridad al Fiat. Y es que, el enorme motor del Fiat se queda incluso pequeño si lo comparamos con el de la bestia alemana.

De origen incierto, el BMW Brutus nació tras la Segunda Guerra Mundial, cuando algunos de los inservibles aviones de combate alemanes montaban motores fabricados por la marca alemana BMW. Uno de ellos en cuestión, montaba el motor que sería finalmente montado en este vehículo.

BMW Brutus - 2

Bajo la denominación de BMW VI, tenía una cilindrada de 46.9 litros con sus doce cilindros colocados disposición de V. Este desorbitado cubicaje le otorgaba la capacidad de conseguir entre 420 y 750 CV, dependiendo de la versión. Y como es lógico, los ingenieros que decidieron montar este vehículo decidieron usar también la versión de mayor potencia, la que otorgaba 750 CV a un régimen de revoluciones de tan solo 1.700 RPM. En cuanto al par, no hay cifras oficiales, pero teniendo en cuenta el tamaño de semejantes cilindros, debía fundir las ruedas a base de acelerador.

BMW Brutus - 3

¿Sus medidas? Enormes como se puede uno imaginar, pues medía 1,8 metros de altura x 1,1 metros de alto y 0,87 metros de ancho. Con estas medidas ahora uno se preguntará, ¿y cuánto pesa? Pues la friolera de 510 kilogramos. O lo que es lo mismo, menos que un Renault Twizy (474 Kg) o un Caterham Superlight R400 (500 Kg). Como es evidente, este peso condicionaba sobremanera la búsqueda de un chasis que lo soportase, por lo que tras varias búsquedas se optó por usar el de un American LaFrance 1908.

BMW Brutus - 4

Montado ya sobre el chasis, el BMW bautizado como Brutus (su apariencia apenas tuvo nada que ver) era capaz de alcanzar los 100 Km/h con un régimen de revoluciones de apenas 800 RPM. Ahora bien, el consumo era una auténtica barbaridad. En tan solo dos kilómetros a pleno rendimiento consumía 25 litros de combustible, por lo que siendo optimistas se podría decir que su consumo era de 12 litros por kilómetro recorrido, o lo que es lo mismo, 1.200 l/100km. Y ahora, querido lector, si es usted ecologista, le recomiendo que no siga leyendo. El BMW Brutus producía alrededor de 28.000 g/km de CO2, lo que equivale a aproximadamente 300 vehículos compactos del mercado actual.

BMW Brutus - 5

Hay dos cosas que quedan claras con este vehículo. La primera es que era un auténtico quemador de gasolina, la segunda es que los ingenieros que montaron semejante automóvil estaban poco cuerdos.

Con toda esta información, ahora toca disfrutar viéndolo en movimiento. Agarraos los machos.

En el siguiente video, además de poder verlo arrancando y en movimiento, podéis verlo freír una salchicha (no es broma, estos alemanes…).