Quizás te puedan interesar el resto de publicaciones de la serie:

 

Breve historia: los podios de Le Mans - 1933

1933: Raymond Sommer/Tazio Nuvolari – Alfa Romeo 8C 2300MM

La tercera victoria consecutiva de Alfa Romeo llegó en 1933. Los italianos mostraron un ritmo claramente superior al del resto de monturas gracias al 8C 2300 LM. La competencia fue variada, destacando vehículos fabricados por Riley, Aston Martin, MG, Tracta, Salmson, Bugatti y Bentley. Sin embargo, el Alfa Romeo 8C 2300 LM de 8 cilindros en línea pilotado por Raymond Sommer/Tazio Nuvolari brilló rodando un total de 233 vueltas y 3144 kilómetros en 24 horas.

La segunda posición fue para el Alfa Romeo 8C 2300 LM de Luigi Chinetti/Philippe de Gunsburg, que terminaron a tan solo 400 metros de distancia, marcando el final de las 24 horas de Le Mans más ajustado hasta la fecha de solo 9 segundos de diferencia. La tercera posición la cerró otro Alfa Romeo 8C 2300 LM, el del equipo británico formado por Brian Lewis/Tim Rose-Richards.

Alfa Romeo consiguió su tercera victoria consecutiva en Le Mans y un primer triplete.

Breve historia: los podios de Le Mans - 1934

1934: Luigi Chinetti/Philippe Étancelin – Alfa Romeo 8C 2300

En 1934 llegó la cuarta victoria para Alfa Romeo. Los italianos igualaron a los británicos de Bentley con cuatro logros consecutivos, si bien el apoyo de fábrica se centró en otros menesteres. Aun así, los de Bentley todavía lideraban la tabla con cinco victorias absolutas. La victoria fue para el 8C 2300 de Luigi Ghinetti/Philippe Étancelin, seguido de los Riley 6/12 MPH Racing oficiales de la marca británica

Riley Motors apostó fuertemente con una buena escuadra de pilotos con el objetivo de ganar la ya mítica prueba. La segunda posición fue para los franceses Jean Sébilleau/Georges Delaroche, mientras que la tercera plaza fue para los pilotos de casa, Freddie Dixon/Cyril Paul.

Breve historia: los podios de Le Mans - 1935

1935: Johnny Hindmarsh/Luis Fontés – Lagonda M45R Rapide

La falta de apoyo de Alfa Romeo se dejó sentir un año después. Lejos de ser un equipo oficial, en 1934 los Alfa Romeo 8C 2300 LM sufrieron para llegar al final del envite, con solo una de las unidades terminando la prueba con la victoria bajo el brazo. En 1935 el resulto se repitió, con tres de las cuatro unidades retirándose a medida que iba avanzando la carrera.

La victoria al final, tras 24 horas de carrera, fue para el vehículo británico Lagonda, el M45R Rapide, que pilotado por Johnny Hindmarsh/Luis Fontés arrebataron el triunfo al Alfa Romeo 8C 2300 de Pierre Louis-Dreyfus/Henri Stoffel, que entraron a tan solo 8.4 kilómetros de distancia. De nuevo, se volvió a batir el record de distancia tras 24 horas de carrera entre el primer y segundo clasificado.

La tercera posición fue para Aston Martin y el 1 ½ Ulster de los británicos Charles E.C. Martin/Charles Brackenbury, quienes arrebataron la última plaza al Riley Nine MPH Six Racing. Ambos en la categoría de 1.5 litros.

Breve historia: los podios de Le Mans - 1937

1937: Jean-Pierre Wimille/Robert Benoist – Bugatti Type 57G Tank

La edición de 1936 tuvo que ser suspendida debido a las huelgas de los trabajadores que criticaban la precaria situación que se vivía en Francia a causa de la Gran Depresión de 1929. Una gran crisis económica que se extendió hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

La edición de 1937 vio sin embargo el renacer de los fabricantes franceses. Bugatti se llevó la corona al proclamarse vencedor de la prueba con el Type 57G Tank pilotado por Jean-Pierre Wimille/Robert Benoist, seguido de los Delahaye 135CS de los dúos Joseph Paul/Marcel Mongin y René Dreyfus/Henri Stoffel. De nuevo los franceses volvían a copar las primeras posiciones de la prueba tras la llegada de los británicos y después de los italianos. Además, en cuarta posición entró el también francés Delage D6-70 de Jacques de Valence de Minardiere/Louis Gérard, con lo que las cuatro primeras posiciones -8 pilotos- eran patrios.

El favorito de la prueba, Luigi Chinetti, pilotó junto a Louis Chiron un Talbot T150C que duró tan solo siete vueltas. También cabe destacar la presencia del piloto español Genaro Léoz Abad, quien pilotó un Bugatti Type 57S con el francés Raymond de Saugé Destrez como compañero.

Breve historia: los podios de Le Mans - 1938

1938: Eugéne Chaboud/Jean Trémoulet – Delahaye 135CS

La edición del 38 volvió a ver el producto patrio francés como máximo exponente de la prueba, siendo los Delahaye 135CS los favoritos para luchar por el título junto a los británicos Riley y Aston Martin, incluyendo también la temida presencia del Alfa Romeo 8C 2900B Touring y los enormes Adler Trumpf alemanes.

La victoria finalmente fue para el Delahaye 135CS de Eugéne Chaboud/Jean Trémoulet, que rodó un total de 235 vueltas y 3.180 kilómetros. A dos vueltas de distancia cruzó la línea de meta el Delahaye 135CS de Gaston Serraud/Yves Giraud-Cabantous, cerrando el podio el Talbot T150SS Coupe de Jean Prenant/André Morel con 219 vueltas.

Breve historia: los podios de Le Mans - 1939

1939: Jean-Pierre Wimille/Pierre Veyron – Bugatti Type 57C Tank

La de 1939 fue la última edición de las 24 horas de Le Mans que se disputó, hasta su regreso diez años más tarde en 1949. Desde 1923, 16 ediciones se dieron cita en un trazado que durante sus primeros años lo formaban carreteras públicas entre diferentes pueblos de la zona, donde pilotos de diferentes partes del mundo lucharon por la victoria en una prueba que acabó convirtiéndose en un referente mundial y un gran escaparate.

La última de aquella época la ganó el Bugatti Type 57C Tank de los pilotos Jean-Pierre Wimille/Pierre Veyron, rodando a lo largo de 248 vueltas parar batir un nuevo record de distancia, 3.354 kilómetros. La segunda posición fue para el Delage D6-3L de Louis Gérard/Georges Monneret, mientras que el podio lo cerró la montura británica Lagonda V12 pilotada por Arthur Dobson/Charles Brackenbury.

Al año siguiente, con la prueba planeada para el mes de junio, tuvo que suspenderse a un escaso mes de su inicio debido a la ocupación francesa por parte de los nazis alemanes y el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Breve historia: los podios de Le Mans - 1949

1949: Luigi Chinetti/Peter Mitchell-Thomson – Ferrari 166 MM

Con la Segunda Guerra Mundial ya terminada y con la economía francesa prácticamente estabilizada, las 24 horas de Le Mans volvieron a disputarse el 25-26 de junio de 1949. Durante la guerra, la RAF británica y la Luftwaffe alemana ocuparon el circuito y el aeropuerto cercano para realizar sus incursiones. El ACO -Automobile Club de l’Ouest-, organizador de la prueba, no estuvo preparado para relanzar la prueba hasta que todo el trazado estuvo limpio de las heridas de guerra.

La carrera comenzó con el liderato del nuevo Delahaye 175S de Eugéne Chaboud/Charles Pozzi, seguido del Talbot Lago Spéciale de padre e hijo Louis Rossier/Jean-Louis Rosier y el Ferrari 166 MM de Luigi Chinetti/Peter Mitchell-Thomson.

Fue finalmente este último quien ganó la carrera, apuntándose la italiana Ferrari su primera victoria en 24 horas de Le Mans. Tanto el Delahaye 175S y el Talbot Lago Spéciale se vieron fuera de carrera por problemas mecánicos, lo que dejó la segunda posición para el Delage D6S-3L del francés Henri Louveau y el español Juan Jover. El último cajón del podio lo cerró el Frazer Nash High Speed Le Mans Replica pilotado por Harold John Aldington/Norman Culpan, quienes dejaron fuera al Delage D6S-3L del francés Louis Gérard y el español Francisco -Paco- Godia.

Breve historia: los podios de Le Mans - 1950

1950: Louis Rosier/Jean-Louis Rosier – Talbot-Lago T26 GS Biplace

Hay ocasiones en que la épica sale a relucir del lugar menos pensado. Durante la edición de 1950, un dúo de pilotos formado por un padre y por un hijo ganó la difícil prueba de las 24 horas de Le Mans. No solo ya aquello fue lo suficientemente increíble, sino que la épica se alcanzó cuando la victoria se la llevó una persona que había estado pilotando su vehículo durante prácticamente 24 horas seguidas, con la salvedad de las dos únicas vueltas que rodó su hijo. Aquellos dos pilotos eran los franceses Louis Rosier -padre- y Jean-Louis Rosier -hijo-.

Pero para alcanzar la primera posición tuvieron que vencer a grandes pilotos y vehículos, como el Allard J2 que lideró el inicio de la carrera y que fue pilotado por Sydney Allard/Tom Cole Jr., para después terminar en tercera posición. También tuvieron que vencer a los claros favoritos, Luigi Chinetti y Pierre-Louis Dreyfus, que también se vieron fuera de carrera, así como los Cadillac -incluido el Le Monstre-, Aston Martin, Delage y Jaguar.

Por la noche, con siete vueltas de ventaja frente al segundo clasificado, Louis Rosier paró a cambiar personalmente los balancines del árbol de levas, para después descansar durante las dos vueltas que dio su hijo y en las que aprovechó para limpiarse y comer. Al final, a una vuelta de diferencia, la carrera terminó con un segundo Talbot-Lago T26 GS en segunda posición, el de Pierre Meyrat/Guy Mairesse.

Cabe destacar que, además de la victoria, batieron el record de distancia de 1939, llegando hasta los 3.465 kilómetros.

Breve historia: los podios de Le Mans - 1951

1951: Peter Walker/Peter Whitehead – Jaguar XK-120C

Para 1951, los Rosier siguieron caminos diferentes. El jefe de la escuadra Talbot juntó al padre, Louis Rosier, con el argentino Juan Manuel Fangio, creando una de las escuadras favoritas para liderar la prueba a bordo del Talbot-Lago T26 GS Biplace, aunque se retiraron tras 9 horas por un fallo en la bomba del aceite. El hijo, Jean-Louis Rosier, se alió con Jean Estager para pilotar uno de los Renault 4CV-1063 con lo que el fabricante francés probó suerte en Le Mans.

La carrera comenzó con el liderato del Allard J2 de Sydney Allard/Tom Cole, con pilotos de la talla de Stirling Moss y José Froilán González pisando los talones, incluyendo de nuevo el gran ritmo del Talbot-Lago de Louis Rosier/Juan Manuel Fangio. Sin embargo, los fallos mecánicos que sufrieron todos ellos les dejó fuera de toda opción.

La victoria fue finalmente para el Jaguar Xk-120C de Peter Walker/Peter Whitehead, seguido del Talbot-Lago de Pierre Meyrat/Guy Mairesse. La última posición del podio la coparon los pilotos británicos Lance Macklin/Eric Thompson con el Aston Martin DB2.

Breve historia: los podios de Le Mans - 1952

1952: Hermann Lang/Fritz Riess – Mercedes Benz W194

Para diferenciarse del recién formado Campeonato del mundo de Formula 1, el ACO obligó a los fabricantes a montar carrocerías en las que el chasis y las ruedas estuviesen carenados, olvidando la estética de los vehículos de Gran Premio de pre-guerra, dando un aspecto de vehículo deportivo.

Mercedes-Benz, que entró de lleno en las 24 horas de Le Mans con una escuadra formada por tres unidades del W194, dejaba claro que quería cosechar los títulos que habían conseguido en la disciplina de los Grandes Premios. Y así fue, las dos primeras posiciones las ocuparon los W194 de los dúos Hermann Lang/Fritz Riess y Theo Helfrich/Helmut Niedermayr. La última posición del podio fue para el Nash-Healey 4 Litre de Leslie Johnson/Tommy Wisdom.

Sin embargo, esta tabla final de posiciones podría haber sido muy diferente si la carrera hubiese durado una hora menos. El Talbot-Lago T26 GS Spyder de los franceses Pierre Levegh/René Marchand lideraba claramente la prueba. No se sabe si por error del piloto debido al cansancio o por un puro fallo mecánico, el Talbot-Lago rompió motor y se detuvo en Maison Blanche, costándole todavía al primero de los Mercedes Benz rodar durante 20 minutos para poder ponerse líder de la carrera. Por último, durante los últimos compases, el Nash-Healey de Johnson/Wisdom que rodaba cuarto subió hasta la tercera posición tras verse retirado uno de los Aston Martin.