El Lola T70 MK 3 fue un vehículo de competición fabricado por Lola Cars. Fue diseñado por Eric Bradley, fundador de Lola Cars, como sustituto del Mk 2. En 1967, la FIA prohibió las competiciones de las categorías del Grupo 7 y 9. Esto dejaba fuera de la lucha al Lola T70 MK 2, el cual entraba dentro del Grupo 9 de la FIA. Por tanto, se fabricaron dos nuevas versiones denominadas como T70 MK 3 Coupe y Spyder. Ambas versiones eran idénticas en cuanto al apartado mecánico, pero la Spyder contaba con una carrocería abierta mientras que la Coupe contaba con un cockpit de techo rígido. De hecho, ambas se podían intercambiar.

Lola T70 Mk 3 - 2

El chasis era muy similar al de su predecesor, si bien cabe destacar que se realizaron agujeros en algunos de los segmentos de este para así conseguir una reducción de cincuenta kilogramos. La carrocería Spyder mantenía una línea similar a la anterior, pero la Coupe sufrió un arduo trabajo en el túnel de viento con la ayuda del ingeniero Tony Southgate. Bradley creó una forma muy efectiva que generaba un gran nivel de downforce y estabilidad en el vehículo. Con esto, se creaba un vehículo dos en uno. Podía competir como un Grupo 7 gracias a la carrocería Spyder y como un Grupo 4 gracias a la Coupe.

En cuanto al motor, el Spyder podía montar un V8 de origen Ford o de origen Chevrolet, ambos de seis litros de cilindrada. En el Coupe, en cambio, se montaba exclusivamente el V8 de Chevrolet, ya que había que llegar a una producción de cincuenta unidades. Las cajas de cambios manuales que montaban ambas versiones procedían de la marca Hewland, pudiendo montar desarrollos de cuatro o de seis marchas.

Lola T70 Mk 3 - 3

El Lola T70 MK 3 Coupe debutó en los test previos a las 24 horas de Le Mans de 1967. Se enfrentaba nada más y nada menos que a la armada Ford GT, un proyecto en el que había tomado partido. La versión Spyder debutó pocos días antes en la prueba de Las Vegas del campeonato estadounidense USRRC -United States Road Race Championship-, donde Mark Donohue ganó con el equipo de Roger Penske Racing. Con alguna victoria a lo largo de la temporada, el Spyder lo tuvo sin duda más difícil que la versión Coupe participante en Europa, la cual obtuvo un buen número de victorias y podios gracias a pilotos tan nombrados como Denny Hulme gracias al equipo Sid Taylor.

Lola T70 Mk 3 - 4

Aston Martin también se interesó por el proyecto de cara a las 24 horas de Le Mans, pero al montar su propio motor V8 no pudo inscribirse dentro de la categoría del Grupo 4. El equipo fue puesto por Lola Cars junto con Team Surtees. Se inscribieron dentro del Grupo 6, donde la armada de Ford y los nuevos Ferrari 330 P4 resultaron imbatibles. Y para empeorar las cosas, el motor Aston Martin apenas tuvo desarrollo y fue un auténtico fracaso, retirándose los dos chasis que se pusieron en pista a las 25 vueltas de carrera.

Durante ese mismo año, el CSI anunció que las categorías del Grupo 6 se limitarían a tres litros de cilindrada y las del Grupo 4 a cinco litros. Esto hacía inservible a la versión Coupe, pero afortunadamente el CSI permitió seguir utilizando el Lola T70 MK 3. Siempre y cuando se montase un motor acorde a la normativa.

Lola T70 Mk 3 - 5

Por suerte las ventas no disminuyeron excesivamente. Los equipos privados se encargaron de hacer competir los Lola T70 MK3 con el relativamente poco fiable motor Chevrolet V8 de 5.0 litros. En las carreras sprint el motor no tenía ninguna pega, pues era potente y rápido, pero no estaba fabricado para las carreras de resistencia en las que la versión Coupe tenía mayor cabida.

Si bien en 1968 hubo victorias, esto no contentaba a Eric Bradley. Para 1969 llegó el Lola T70 MK 3B. El chasis fue construido por completo en aluminio, eliminando las partes de acero que aumentaban el peso del conjunto. La carrocería, de fibra de vidrio, también sufrió modificaciones al verse sometida a un nuevo trabajo en los túneles de viento, generando aún más downforce. Continuaba montando el Chevrolet V8 de 5 litros de cilindrada que rendía una potencia de 450 CV. La caja de cambios también se cambió y ahora montaba una de cinco velocidades.

Lola T70 Mk 3 - 6

La temporada con el nuevo prototipo comenzó a manos del equipo de Roger Penske, con Mark Donohue como piloto. Y por fin, llegó la ansiada victoria en un campeonato internacional. Tras varios años sufriendo los palos de ciego de la FIA y el CSI, el Lola T70 MK 3B se proclamó vencedor de las 24 horas de Daytona de 1969.

Lola T70 Mk 3 - 7

Fue el único triunfo en un nivel internacional, pues la nueva normativa además permitía la entrada a vehículos de competición con tan solo 25 unidades fabricadas. Esto abrió la puerta de par en par a nuevas marcas. Porsche no perdió la oportunidad y, a un mes escaso de la victoria de Daytona, dio a conocer el Porsche 917, el que iba a ser el duro rival a batir en todas las competiciones. Si bien cabe destacar que en un principio era un coche completamente inestable, hasta que adoptó una trasera alta al estilo del T70 MK 3 Coupe.

Antes de terminar la temporada, el MK 3B había acumulado un buen recuento de victorias en carreras inferiores europeas y sudafricanas. Jo Bonnier incluso tuvo la oportunidad de superar a un Porsche 917 en Osterreichring, pero finalmente cruzó en segunda posición.

Lola T70 Mk 3 - 8

Para 1970 el T70 MK3B Coupe no tuvo ya nada que hacer. Porsche había continuado desarrollando su proyecto y ya jugaba en otra liga diferente. Ferrari también se había sumado a la batalla con el nuevo 512.

Las participaciones fueron decayendo poco a poco hasta 1972, cuando tuvo lugar la última participación de un Lola T70 MK 3B.

Ficha técnica - Lola T70 Mk 3