El Lola T70 MK 1 es un vehículo de competición fabricado por la empresa inglesa Lola Cars. El diseño corrió a cargo del que fue fundador de la propia marca, Eric Broadley. Desde que la fundó, Lola Cars había tenido bastante éxito con la fabricación de sus vehículos de competición. Tanto, que Ford adquirió sus servicios para desarrollar el Ford GT40, el que iba a ser el futuro ganador de Le Mans en tres ocasiones consecutivas. Tras varias discusiones con Ford, en las que la marca del óvalo prefería un chasis de acero por la facilidad de fabricación ante la ligereza del aluminio, Bradley se vio nuevamente embarcado en sus propios proyectos tras menos de un año desde su incorporación a Ford.

A mediados de 1964 se fijó un nuevo proyecto. Investigó las diferentes categorías de la FIA y  campeonatos y concluyó que la mejor opción era la del Grupo 9. Esta categoría permitía una gran libertad a los vehículos de competición de dos plazas de la época, además de la popularidad que estaba ganando en Europa y Estados Unidos. Bradley comenzó el desarrollo de este nuevo proyecto para competir en 1965, naciendo así el que se iba a denominar como T70 MK 1.

Lola T70 MK 1 - 2

Para el chasis, Bradley se inspiró en el Lola MK VI, cogiendo las medidas de este. Para aligerar su peso, el monocasco se realizó con aleación de aluminio, mientras que en las partes que soportaban mayores fatigas se usó el acero. En total, el acero ocupó el 60% del chasis. Como sistema de suspensión contaba con brazos oscilantes, amortiguadores con muelles helicoidales y barra estabilizado anterior y posterior. La frenada quedó a cargo de unos discos de freno Girling.

En cuanto al motor, el cliente podía elegir entre una buena gama de propulsores. El chasis se construyó en base a esta exigencia, por lo que podía adoptar cualquiera de los ‘pequeños’ motores estadounidenses, como los Ford o los Chevrolet. La caja de cambios estaba firmada por Hewland y era una manual de cuatro velocidades.

Lola T70 MK 1 - 3

Finalmente, el Lola T70 MK1 hizo su primera aparición en 1975, en el Salón del automóvil de Londres. Bradley se asoció con John Surtees y fue su propio equipo –Team Surtees- quien se encargó de debutar con él en el circuito de Silverstone. Allí terminó en segunda posición, por detrás del Lotus 30 de Jim Clark. Con esta exhibición, comenzaron a llegar las primeras ventas.

Durante su andadura demostró ser incluso más rápido que los Formula 1 de la época, pero tanto Lotus como McLaren tenían otros vehículos de competición similares contra los que se luchaban las victorias.

Lola T70 MK 1 - 4

La primera victoria del T70 MK 1 llegó en el circuito canadiense de Mosport, con John Surtees como piloto. La temporada continuó con seis victorias más alrededor de circuitos americanos e ingleses, pero Bradley no estaba completamente satisfecho con el resultado de su nueva creación. Mientras se construían los chasis solicitados por más de una docena de compradores, Bradley ya estaba diseñando un nuevo vehículo.

El problema radicaba en el peso, todavía había demasiado acero en el chasis y Bradley quería aligerarlo. Fue por tanto el inicio del desarrollo del Lola T70 MK 2, que adoptaba un chasis construido casi por completo en aluminio. Tan solo quedaba el acero en los refuerzos más importantes.

Mientras tanto, el Lola T70 MK 1 continuó compitiendo en circuitos a manos de sus clientes hasta entrados los años setenta, cosechando victorias y podios en las categorías en las que participaban.

Ficha técnica - Lola T70 MK 1