El Maserati Tipo 60 fue un vehículo de competición fabricado por Maserati en 1959. Fue diseñado por el ingeniero Giulio Alfieri y es considerado uno de los mejores vehículos fabricados por la marca italiana. El sobrenombre de ‘Birdcage’ se lo ganó debido a la estructura del chasis, formado por un entramado de tubos de acero de pequeño diámetro. Se fabricó junto con el nuevo Tipo 61 que contaba con un motor de mayor cubicaje, 2.8 litros de cilindrada.

Maserati T60 Birdcage - 2

El Tipo 60 en cambio montaba un cuatro cilindros en línea con un cubicaje de 2 litros que rendía una potencia máxima de 200 CV a un régimen de 7.800 revoluciones por minuto. El bloque derivaba del Maserati 200S, pero se cambió la culata y la posición de la admisión y el escape. Fue montado en la parte anterior, aunque muy retrasado del eje delantero, con un ángulo de 45º para mejorar el centro de gravedad y no comprometer el diseño aerodinámico de la carrocería de aluminio. Fijada al motor se montó una caja de cambios manual de cinco velocidades.

Maserati T60 Birdcage - 3

Si por algo destacaban los nuevos Maserati Tipo 60 y 61 era por sus chasis. Alfieri ya había experimentado con este tipo de chasis fabricados a base de un entramado de tubos de acero con la segunda generación de 250F. Gracias al buen resultado obtenido, los nuevos Maserati adoptaron esta fabricación. Toda la estructura estaba formada por tubos de acero cromado de alta calidad de corta longitud y de entre 10 y 15 milímetros de diámetro. El resultado fue un chasis muy duro y resistente, pero a la vez muy ligero, otorgando un peso total de tan solo 570 kilogramos con la mecánica montada. De hecho, era tan rígido que las soldaduras no aguantaban y se fracturaban. Hubo que cambiar toda la estructura de tubos de acero cromados de alta calidad por otros más baratos.

El sistema de suspensión delantero estaba formado por dobles brazos oscilantes con muelles helicoidales, mientras que la suspensión trasera montaba un eje De Dion. La frenada quedaba asegurada gracias al uso de discos de freno en todas las ruedas.

Maserati T60 Birdcage - 4

Por aquel entonces, Maserati ya había disuelto su equipo de competición, por lo que la participación del Tipo 60 quedo a manos de pilotos y equipos privados. Pero, para venderlos, había que demostrar su valía. Por ello, Stirling Moss fue el encargado de intentar llevar el nuevo Maserati hacia la victoria en el GP de Rouen de 1959, una victoria que consiguió y que ‘disparó’ las ventas de cara a la temporada siguiente, 1960.

Maserati T60 Birdcage - 5

Como el equipo Camoradi, que llegó a comprar cinco de ellos y participó activamente en suelo norteamericano –ganando en varias ocasiones- e incluso en las 24 horas de Le Mans –donde no llegó a terminar con ninguna de sus tres monturas-. Entre los clientes más importantes se encontraban: Jim Hall, Carroll Shelby, Dan Gurney, Masten Gregory, Walt Hansgen y Odoardo Govoni.

Maserati T60 Birdcage - 6

En 1961, Maserati introdujo el nuevo Tipo 63 que conservaba la fabricación del chasis tubular pero que cambiaba la situación del motor, colocado en el eje trasero. Aunque se pensaba que iba a ser un gran paso adelante, resultó ser un desastre al afectar al gran reparto de pesos del que hacían gala los Tipo 60 y 61.

Ficha técnica - Maserati T60 Birdcage