Tras la nueva reglamentación de la FIA para el año 1992, en la que prohibía los motores rotativos en todos los campeonatos organizados bajo su mandato, Mazda se vio obligada a marcharse a otros campeonatos en los que la FIA no tuviese poder.
Una de las mejores opciones resultó ser el campeonato americano IMSA en la categoría de Prototipos Gran Turismo (GTP), en la que además se podría batir contra sus grandes rivales, Toyota y Nissan.

En el año 1992 ve la luz el nuevo proyecto Mazda RX-792P. La construcción del vehículo se desarrolló en torno al motor rotativo Wankel de cuatro rotores R26B de 2.6 litros, el cual entregaba una potencia de 690CV a 9.000rpm. y 608Nm de par a 6.500rpm. Unida al motor estaba una caja de cambios de 5 velocidades fabricada por la empresa March.

Mazda RX-792P - 2

El diseño de la carrocería se encargó al diseñador Randy Wittine, quien recibió instrucciones de incorporar sutiles formas del nuevo Mazda RX7 de tercera generación.
Como en la mayoría de los vehículos de la categoría GTP, la mayor parte de la aerodinámica se generaba en la parte inferior. Contaba con un enorme difusor frontal, además de túneles situados a ambos lados del cockpit y el motor que creaban el efecto suelo.

El chasis monocasco estaba fabricado mediante fibra de carbono  y aluminio. Contaba con un sistema de amortiguación de brazos transversales dobles con muelles helicoidales con amortiguadores interiores.

Mazda RX-792P - 4

Gestionado bajo el equipo Mazda Motorsport, el primer prototipo RX-792P estuvo listo para competir tras la primera prueba del campeonato IMSA (International Motor Sport Association) del año 1992.
La primera prueba en la que compitió fue por tanto en la segunda cita del campeonato, las 2 horas de Miami. Sin embargo el equipo se encontró con dos graves problemas que dificultarían la toma de la salida.

El primero de ellos era la alta temperatura a la que salían los gases de escape y que provocaba la deslaminación de la fibra de carbono con la que estaba fabricado el chasis. El segundo problema, mas grave aun, fue el incendio que se provocó en el coche, dejando al equipo totalmente descalificado de la prueba.

Mazda RX-792P - 5

Para la tercera cita del campeonato, las 12 horas de Sebring, el equipo también se vio descalificado de la prueba. Esta vez fue debido por culpa de los decibelios emitidos por el coche, subiendo por encima del máximo permitido de 108db.

Por suerte, ambos problemas estuvieron solucionados para la siguiente prueba, en la que además estaría listo un segundo chasis. El Mazda RX-792P #77 fue pilotado a lo largo de la temporada por el piloto Price Cobb, mientras que Pete Halsmer lo haría con el #78.
Sin embargo, esta vez fue el segundo chasis el que se incendió en la tercera prueba del campeonato, Road Atlanta.
Price Cobb consiguió terminar la carrera, aunque en una muy modesta 15ª posición.

Mazda RX-792P - 6

De cara a la siguiente carrera, Lime Rock, se instalaron varias mejoras, como una nueva ala en el alerón trasero que mejoraba el apoyo en el eje trasero.
Estas mejoras dieron resultado y consiguieron cruzar la línea de meta en la 3ª (#78) y 4ª (#77) posición.
En la carrera de Mid-Ohio lo harían en la 16ª (#77) y 18ª (#78) posición.

Los problemas volverían a aparecer en la siguiente carrera, New Orleans, en la que el Mazda RX-792P #78 se vio envuelto en un accidente, mientras que el #77 acabó en 16ª posición.

Mazda RX-792P - 7

Para la carrera de Watkins Glen Mazda Motorsport consiguió su mejor puesto de toda la temporada. Price Cobb consiguió cruzar la línea de meta en 2ª posición, pese a que Pete Halsmer tuvo un fallo con el motor que lo dejó fuera de carrera.
En Laguna Seca sin embargo fue Halsmer quien acabó por delante de su compañero de equipo, terminando en 7ª y 15ª posición respectivamente, seguido de una retirada completa del equipo en la prueba de Portland en la que ambos vehículos se vieron fuera de carrera.

Mazda RX-792P - 8

Tras el fallo de Portland el equipo estuvo listo para ir a por todas en Road America, sumándose un 4º (#77) y 5º (#78) puesto. Seguido de nuevo de otro fiasco más en la prueba de las 2 horas de Phoenix, en la que el Mazda RX-792P #78 de Pete Halsmer no pudo tomar parte de la salida debido a un accidente durante la sesión de entrenamientos.  Price Cobb se vio fuera de carrera en la vuelta 107 debido a un problema con la caja de cambios.

Mazda RX-792P - 9

La última carrera del campeonato, 2 horas Del Mar, dejarían otro mal sabor de boca para el equipo, y es que por segunda carrera consecutiva ninguno de los prototipos consiguió terminar la carrera. El Mazda #77 de Price Cobb sufrió un fallo en los frenos que lo dejó fuera de carrera en la vuelta 22, mientas que el #78 de Pete Halsmer se encontró con una fuga de combustible que hizo lo propio en la vuelta 45.

El campeonato se saldo por tanto con buenas posiciones en las carreras en las que habían conseguido cruzar la línea de meta, sin embargo la cantidad de errores sufridos dejaron al equipo en el 6º puesto de la tabla de constructores.

Mazda RX-792P - 10

El IMSA declaró sus intenciones de abandonar la categoría GTP una vez terminase la temporada del año siguiente, 1993, lo que dejaba a Mazda con tan solo un año más de competición con su RX-792P. Además, la cancelación de los campeonatos del mundo de resistencia y el campeonato de resistencia japonés dejó a Mazda sin la posibilidad de seguir desarrollando el MXR-01 que también habían utilizado a lo largo de la temporada 1992 junto con Mazdaspeed.

Mazda MXR-01 - 4

Con las siguientes declaraciones del IMSA, Mazda Motorsport inició así sus preparativos para la nueva temporada 1993. Se construyó un nuevo chasis que alojaría un motor rotativo de 3 rotores, más pequeño, que iría dedicado para algún equipo cliente que estuviese interesado en correr en la categoría Light.
Por desgracia desde Mazda Japón no tenían en mente seguir con el proyecto, por lo que finalmente se canceló viendo que en la mayoría de las competiciones los motores rotativos pasarían a estar prohibidos.

Ficha técnica - Mazda RX-792P