Si uno se pone a estudiar el historial deportivo de Nissan puede sacar dos cosas en claro. La primera de ellas es que el departamento de competición pareció tener una grave crisis durante los principios del nuevo milenio, pasando de competir en multitud de disciplinas a parar totalmente su participación en la competición –excluimos de la ecuación el campeonato japonés de gran turismos Super GT-. La segunda cosa que sacamos en claro es la que hoy os vengo a hablar.

¿Por qué Nissan ha utilizado siempre el dorsal número #23 en sus vehículos oficiales de competición?

La respuesta es bastante sencilla, más de lo que uno se podría imaginar. El dorsal número #23 no es más que un juego de palabras de la lengua nipona. En japonés, el número 2 se pronuncia como “Ni”, mientras que el número 3 se pronuncia como “San”. Por tanto, la combinación del 2 y el 3 se pronuncia de igual forma que la marca, “Ni-San”.

Nissan ha colocado este dorsal en multitud de vehículos de competición, desde los GT del campeonato japonés Super GT, pasando por el Nissan Primera del campeonato británico de turismos BTCC y los LMP de Le Mans, hasta el V8 Supercar pilotado por Caruso para el campeonato australiano.

El primer Nissan del que se tiene constancia que llevó el número 23 fue un Nissan R382 en una prueba celebrada en el circuito de Fuji International Speedway en el año 1969.

Nissan y el #23

Nissan y el #23

Pero ha sido llevado indistintamente por varios vehículos Nissan en campeonatos japoneses, como los Fairlady 240Z o Sunny 1200 Coupe.

Nissan Fairlady 240Z

Pero los que más destacan, ya no solo por participar en prueba internacionales, sino también por su apariencia llamativa, son los siguientes: