Si hay un chasis que ha sabido envejecer, es sin duda el fabricado por Jaguar Sport, división deportiva de Jaguar que nació tras la unión de esta marca con el equipo de competición Tom Walkinshaw Racing, más conocido como TWR. El chasis, además, estuvo diseñado con la ayuda de Ross Brown, John Piper y Mark Thomas, quienes debido a la nueva reglamentación del ACO dieron mayor prioridad a la carga aerodinámica. Con esto en mente, crearon un chasis que con todos los órganos mecánicos montados dejaba un peso de 750 kilogramos.

Jaguar XJR-14

El Jaguar XJR 14 compitió en el Campeonato Mundial de Resistencia de 1991 y en el campeonato IMSA GTP en 1992. En su debut marcó la pole position durante la sesión clasificatoria, pero no llegó a cruzar la línea de meta en la carrera. En Monza y Silverstone, las siguientes pruebas, si lo hizo, ganando en ambas. Ya en Le Mans volvió a obtener la primera posición de cara a la carrera, pero se retiraron y decidieron usar el anterior XJR 12. Durante el resto de carreras de la temporada, solo obtuvo una nueva victoria en una de ellas, Nürburgring. Aun con todo, Jaguar se llevó el campeonato de marcas y Teo Fabi, piloto de Jaguar, se hizo con el campeonato de pilotos.

Jaguar XJR-14

En 1992, uno de los chasis del Jaguar XJR 14 se llevó a América para disputar el campeonato IMSA GTP, ganando en dos pruebas del campeonato, Road Atlanta y Mid-Ohio, ambas a manos de Davy Jones. Pero la superioridad de las marcas niponas hizo que terminase el campeonato en tercera posición.

Otro de los chasis fue vendido a Mazda, quien lo utilizó para volver a competir en Le Mans bajo la nueva reglamentación. El chasis fue ligeramente modificado para acoplar el nuevo motor Judd procedente de la Formula 1.

Mazda MXR-01

Además de Le Mans y el campeonato mundial, compitieron en el campeonato japonés de resistencia, el JSPC. Entre todas las carreras disputadas a lo largo del año, tan solo cabe destacar una segunda posición en Silverstone y un cuarto puesto en Le Mans. El resto de carreras estuvieron marcadas por abandonos y por posiciones que apenas entraban en un top 5. Terminada la temporada, se desechó el proyecto.

Mazda MXR-01

El origen del Porsche WSC-95 es más incierto. TWR modificó varios chasis del Jaguar XJR 14 que no llegaron a competir, dejándolos descapotados de acuerdo a la nueva reglamentación del IMSA GT. Para el motor, se utilizaron los antiguos Type-935 turbo que montaban los Porsche 935 de la década de los 80. Pero desafortunadamente el reglamento volvió a cambiar y Porsche desestimó el proyecto. Apareció entonces en escena un tipo muy conocido en el mundo de la resistencia, Reinhold Joest, quien ya estuvo presente con los Porsche 917 imbatibles de Le Mans. Joest convenció a Porsche para que estos dejasen utilizar al equipo su prototipo. Con la aprobación de Porsche, Joest invirtió en un segundo chasis y los modificó para poder participar bajo la reglamentación de los prototipos LMP1.

Porsche WSC-95

Los resultados no tardaron en llegar, y ya desde el primer año arrasaron en Le Mans, ganando las ediciones de 1995 y 1996. Tras esto, Porsche tomó el proyecto y modificó el motor, subiendo su cilindrada a 3.2 litros y renombrándolo bajo el nombre de Porsche LMP1-98. Pero no es oro todo lo que reluce, y en 1998, se llevaron un buen batacazo. El Porsche LMP1-98 compitió en las 24 horas de Le Mans y en Petit Le Mans. En la primera prueba ninguno de los prototipos consiguió terminar la carrera, pero al menos consiguieron dejar un buen sabor de boca con la segunda posición de Petit Le Mans.

Porsche WSC-95