El pasado fin de semana del 21 al 22 de octubre de 2017 tuvo lugar el evento Espíritu del Jarama, una jornada que acogió a un gran número de aficionados del motor dispuestos a disfrutar de un ambiente setentero en el que los máximos protagonistas fueron las motos y los vehículos clásicos de competición. Según las cifras oficiales del organizador del evento, Targa Iberia, más de 25.000 personas acudieron al circuito madrileño del Jarama durante la segunda edición del Espíritu del Jarama. Y en total, una lista de inscritos de cerca de 100 vehículos repartidos entre diferentes categorías.

Como siempre que están presentes, los monoplazas de Formula 1 acapararon toda la atención. Entre ellos se pudieron encontrar auténticas joyas, como el Benetton B192 con el que Michael Schumacher disputó su primera temporada completa en la Formula 1 o el Arrows A18 que pilotó Damon Hill en 1997, tras ganar su título mundial en 1996 con el Williams FW18. También estuvieron presentes los monoplazas de la antigua Superleague Formula, los Panoz DP09B con motor V12 que compartieron pista con los Dallara y Panoz de la IndyCar.

Pero sin duda la guinda del pastel en cuanto a los monoplazas la puso el Jaguar R5 de Klaas Zwart, el propietario y creador del Ascari Race Resort, el circuito de Ronda, Málaga. A lo largo del sábado y domingo, durante tres sesiones cronometradas, el piloto holandés intento batir el anterior record del circuito que era propiedad de Marc Gené y el Ferrari F2007. Finalmente paró el crono en 1:16:994, superando por tres décimas el anterior registro.

Además de monoplazas, al circuito del Jarama acudieron también varios Sport Cars y Prototipos, además de vehículos de rallyes y Raids. De entre los primeros destacan sin duda los vehículos de la colección del expiloto británico David Piper, quien trajo joyas como los Ferrari 330 P4, 365P Spider y 365 P2.  Se echó en falta el Alpine A442 ganador de las 24 horas de Le Mans de 1978 y que inundaba la portada del evento. Por segundo año consecutivo acudió el mítico Porsche 917K con la famosa decoración Gulf. Fue, sin duda, uno de los grandes acaparadores del público, junto con el Peugeot 205 T16 y los Lancia 037 y Delta S4 del Grupo B de rallyes.

Además de lo anterior, también se dieron cita el Aniversario del Alpine A110 y el 70 Aniversario de Ferrari, además de un desfile de vehículos clásicos que los propietarios pudieron pasear por la pista.

Por desgracia, el evento del Espíritu del Jarama quedó eclipsado por otro evento que tuvo lugar en la jornada, el Renault Passion Experience. Lo que iba a haber sido un gran fin de semana rodeado de clásicos quedó en un fin de semana invadido por toda la gama actual de Renault, que ni cortos ni perezosos invadieron la pista durante un total de cuatro horas diarias. Los afortunados que pudieron probar los coches de Renault aprovecharon la oportunidad. Sin embargo, los aficionados al Espíritu del Jarama tuvieron que ver durante sesiones de una hora completa, sin parón, a un buen número de SUVs, monovolúmenes, berlinas y hatchbacks de la gama.