Lejos queda ya la única victoria de la Scuderia Toro Rosso, propiciada por un joven Sebastian Vettel en el Gran Premio de Monza, Italia, en la temporada 2008. La primera de un monoplaza diseñado por el ingeniero Adrian Newey. Desde entonces el equipo escuela -tomando relevo a Minardi- no ha conseguido ninguna otra victoria en el Campeonato Mundial de Formula 1, pese a haber contado con grandes pilotos que fueron catapultados hacia otros equipos tras ser ‘desechados’ por la escuela de Red Bull. El equipo cuenta para la temporada 2017 con un lavado de cara, en parte propiciado por el nuevo reglamento técnico y por otra parte debido al cambio en la decoración del monoplaza. Junto a otros tantos equipos, Toro Rosso desveló su STR12 el 26 de febrero, junto con sus pilotos Carlos Sainz y Danil Kviat, este último tras haber sido bajado de Red Bull a mediados de la temporada anterior, catapultando a Max Verstappen.

Toro Rosso STR12 - 2

El Toro Rosso STR12 cuenta con una unidad de potencia híbrida de origen Renault, formada por un motor de combustión interna y un motor eléctrico. El primero de ellos, el convencional, lo forma un bloque V6 de 1.6 litros fabricado con aleación de aluminio que, gracias a la mecánica turbo, es capaz de generar una potencia máxima cercana a los 750 CV. Por su parte, el motor eléctrico, es capaz de generar una potencia de 160 CV, por lo que sumándose ambos se llegan a producir cerca de 900 CV. Esta potencia de giro es entregada a las ruedas del eje trasero a través de una caja de cambios de ocho velocidades comandada por el piloto a través de unas levas situadas tras el volante, que a su vez es acoplada al motor a través de un embrague multidisco.

Toro Rosso STR12 - 3

El chasis monocasco de fibra de carbono ha sido diseñado y fabricado por la Scuderia Toro Rosso, adaptándolo a los nuevos cambios técnicos de la reglamentación de la temporada 2017. Y con este, también han tenido que rediseñarse los sistemas de suspensión, pues la anchura de los monoplazas es un 11% mayor, pasando de 1.800 mm a 2.000 mm. También los discos de frenos carbocerámicos han sufrido una remodelación, pues pasan de tener un espesor de 28 mm a 32 mm para solucionar los problemas de recalentamiento acontecidos en temporadas anteriores. Este aumento de los discos viene propiciado también por el aumento de la anchura de los neumáticos, siendo ahora los delanteros de 305 mm y los traseros de 405 mm -antes eran de 245 y 325 milímetros respectivamente-.

Toro Rosso STR12 - 4

Pero sin duda alguna el cambio estético más importante es el aerodinámico, lo que además va a suponer una gran ventaja para aquellos equipos que sepan sacar un buen rendimiento a través del aire. La carrocería aumenta hasta los 1.600 mm, el alerón delantero crece hasta los 1.800 mm -antes 1.650 mm- y el trasero pasa de 750 mm a 950 mm de anchura, además de perder en altura. El difusor también sufre una remodelación que permite generar un mayor downforce, a lo que se suma una aleta de tiburón que permite laminar el aire que pasa a través de esta, enviándolo al alerón trasero con menor turbulencia. En cambio, durante la presentación el nuevo STR12 no contó con la solución de varios equipos, la ala T-Wing.

Ficha técnica - Toro Rosso STR12