Triumph

Triumph Motor Company fue un fabricante de automóviles británico fundado en 1885 por el alemán Siegfried Bettmann. Inicialmente denominado como Bettmann & Co, importaba y producía sus propias motocicletas en Londres para después, un año más tarde, cambiar el nombre por el de Triumph Cycle Company. El primer vehículo no fue fabricado hasta el año 1923, tras la compra de Dawson Car Company.

En 1927 introdujo el Triumph Super Seven, un vehículo que llegó a tener una producción total de 17.000 unidades y que Donald Healey pilotó con éxito en diversas pruebas deportivas.

En 1930 la empresa volvió a cambiar de nombre, ahora denominada como Triumph Motor Company, la cual agrupaba a la división de motocicletas y la de automóviles. Cuatro años más tarde, el mismo Donald Healey se convirtió en el encargado de la compañía.

Los problemas económicos comenzaron a aparecer al poco tiempo y en 1936 la división de motocicletas tuvo que ser vendida a Ariel Motorcycles. Los altos costes de producción, sumados a un gran número de modelos y las pocas ventas, provocó la bancarrota en 1939, año en que fue adquirida por la empresa metalúrgica Thos W. Ward. Después, con la Segunda Guerra Mundial en pleno auge, las instalaciones fueron destruidas debido a los bombardeos alemanes acontecidos durante la contienda.

En 1945, Standard Motor Company adquirió la marca Triumph, volviendo a producir nuevos modelos que poco a poco fueron ocupando las calles de Reino Unido. Destaca especialmente el modelo TR2, producido en 1953 y que tuvo una gran acogida entre el público europeo y estadounidense. Fue precisamente este modelo el que lanzó a la marca Triumph en el panorama de la competición, aumentando considerablemente la inscripción de la marca en pruebas de todo el mundo. Mientras que en 1953 la participación de la marca Triumph en competición no llegaba tan siquiera a las diez carreras anuales, en 1954 la inscripción supero las doscientas carreras.

En 1960, Leyland Motor Corporation compró la unión Triumph-Standard, lo que en 1968 acabó derivando en la British Leyland Motor Company. Durante años posteriores, Triumph llegó a producir hasta 30.000 vehículos anuales, en una planta de producción que podía llegar a albergar la producción anual de 100.000 vehículos. Sin embargo, los nuevos modelos resultaron ser un fracaso detrás de otro. Para complicar aún más la situación, la gran corporación British Leyland Motor Company fue obligada a reconvertirse y tuvo que dividir a las marcas de su grupo en dos ramificaciones. Por un lado se dividió el grupo Austin-Morris-Princess, dedicado a vehículos con alto índice de ventas. Por otro lado quedó el grupo formado por Jaguar-Rover-Triumph, dedicado a vehículos exclusivos. Por el camino quedaron, por tanto, marcas como Wolseley y Riley.

Con una situación tan difícil, con unos modelos ya desfasados y sin previsión de sustituirlos, Triumph tuvo un final agonizante con el lanzamiento de su último modelo, el Acclaim de 1981. Finalmente, en 1984, el Triumph Acclaim fue sustituido por el Austin Montego y por el Rover 200, haciendo desaparecer las marcas Triumph y Morris.

1938 Dolomite-PROX     1954 TR2-PROX     1954 TR3-PROX     1956 TR4-PROX     1957 Monza-PROX     1959 TR3S-PROX     1962 Spitfire-PROX     1963 TR5-PROX     1967 GT6-PROX     1968 TR250 K-PROX     1969 TR6-PROX     1978 TR7-PROX     1979 TR8-PROX